Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Saber más
Política de cookies
info@acertto.es 960 690 382

Planes de igualdad
en la empresa

Comprometidos con la igualdad de oportunidades

La perspectiva de género tiene cada vez más importancia en los entornos laborales, imponiendo requisitos de obligado cumplimiento baja determinados supuestos. En Acertto ayudamos a las empresas y organizaciones de todo tipo a desarrollar y certificar sus planes de igualdad a través de metodologías estandarizadas a nivel de la Unión Europea y ampliamente aceptadas en las diferentes comunidades autónomas dentro de nuestro ámbito de actuación.

Las personas son un recurso estratégico, valioso e indispensable en cualquier organización, mediante la igualdad de oportunidades logramos mejorar sus condiciones de vida en el entorno laboral y conseguimos una optimización de los recursos de la empresa obteniendo plantillas más comprometidas, eficaces y satisfechas.

El Acertto, nos ocupamos de todas las fases del proceso, desde el documento de compromiso, el diseño del Plan de Igualdad Corporativo, tramitamos la obtención del visado y podemos facilitarte herramientas quepara agilizar las fases de implantación, evaluación y seguimiento. 

Un Plan de Igualdad, tal y como lo define el artículo 46 de la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva de mujeres, es un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de género.

 

La metodología que utilizamos para la elaboración de nuestros planes de igualdad es la siguiente:

1. Fase de Compromiso.

2. Fase de Diagnóstico

3. PLAN DE IGUALDAD

Diseño

Implantación

Evaluación

Seguimiento

La igualdad entre hombre y mujeres es un principio legal universal reconocido en la mayoría de los textos internacionales sobre recursos humanos, entre otros se puede señalar la Convención para la Eliminación de todo forma de discriminación contra las mujeres, aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidad en diciembre de 1979 y ratificado por España.

La igualdad de género constitituye también un valor fundamental de la Unión Europea reflejada en los artículos 2 y 3 del Tratado de la Unión Europea, en los artículos 8, 153 y 157 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y en los artículos 21 y 23 de la Carta de Derechos Fundamentales.

¿quién está obligado?

La Constitución Española en su artículo 14 proclama el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo, e impone en su artículo 9, la obligación a los poderes públicos de que la igualdad sea efectiva. La perspectiva de género se ha desarrollado progresivamente en España en los últimos 30 años. Se menciona explícitamente por primera vez en el Plan para la Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres, que fue aprobado en 1997 que desarrolla un marco genérico y reclama una revisión transversal del sistema para incorporar esta perspectiva. La Ley para la Igualdad Efectiva entre hombres y mujeres de 2007 va un paso más allá e introduce métodos específicos y estructuras para implementar de forma efectiva la perspectiva de género

Respecto a la Igualdad de Oportunidades en el ámbito laboral, la Ley establece la obligación de todas las empresas de “respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral...” adoptando “...medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres, medidas que deberán negociar, y en su caso acordar, con los representantes legales de los trabajadores...”. Asimismo, y para determinadas empresas, esta ley, establece la obligatoriedad de la adopción de este tipo de medidas a través de la puesta en marcha de Planes de Igualdad en la Empresa.

Las empresas obligadas a la elaboración de estos planes, según el artículo 45 de esta ley, son las siguientes:

  • · Empresas de más de 250 trabajadores
  • · Aquellas empresas para las cuales así lo establezca el convenio colectivo que les sea de aplicación
  • · Aquellas empresas en las que la autoridad laboral hubiera acordado en un procedimiento sancionador, la sustitución de sanciones accesorias por la elaboración y aplicación de un Plan de Igualdad en la Empresa.

 


 

 

 

 
 

¿Por qué un plan de igualdad?

Los planes de igualdad son un aspecto fundamental de la Responsabilidad Social Corporativa en las organizaciones y entornos laborales. Además de ser necesarios para evitar el riesgo de posibles sanciones ante determinados supuestos, pueden permitir abrir nuevos nichos de mercado y mejorar la imagen de la empresa hacia el exterior. Por otro lado los planes de igualdad son requisito indispensable para el acceso a diversas formas de financiación pública como subvenciones y deducciones fiscales.

Acertto ayuda a las empresas y organizaciones a desarrollar sus planes de igualdad a través de metodologías estandarizadas al nivel de la Unión Europea y ampliamente aceptadas en las diferentes comunidades autónomas. Esta metodología consiste en una serie de acciones estructuradas que persiguen:

1. Desarrollar evaluaciones y auditorías de procesos y prácticas para identificar desviaciones de género.

2. Identificando e implementando estrategias innovadoras para corregir cualquier desviación.

3. Definiendo objetivos y monitorizando el progreso a través de indicadores.

La metodología de Acertto para el desarrollo de una Plan de Igualdad distingue las siguientes fases:

· Una fase de análisis donde se recogen datos desagregados en género; procedimientos, procesos y prácticas son revisados de forma crítica con el objeto de identificar desigualdades de género.

· Una fase de planificación, donde se definen los objetivos de la implementación, se deciden las acciones y medidas para subsanar los problemas identificados, se atribuyen recursos y responsabilidades y se acuerdan los plazos de ejecución

· Una fase de implantación donde se desarrollan las actividades definidas

· Una fase de monitorización donde de evalúa el proceso y el progreso de las acciones desplegadas de forma regular. Los hallazgos de la actividad de monitorización se utilizan como retroalimentación para mejorar y optimizar el sistema.